Veinte estudiantes del St. Mary’s College en Moraga ocuparon una capilla y ocho estudiantes comenzaron una huelga de hambre el miércoles por la noche para presionar a la universidad a revelar todas sus inversiones financieras y desinvertir en cualquier empresa que apoye la guerra de Israel en Gaza.

Los estudiantes permanecieron el jueves en la Capilla de la Santísima Virgen, cerca de la entrada al campus. También pidieron a la escuela que no retire una vigilia dedicada a los niños palestinos asesinados en Gaza desde el 7 de octubre en la estatua de San Juan Bautista De La Salle en el campus.

Kylie Gutiérrez, coorganizadora del capítulo del campus de Estudiantes por la Justicia en Palestina y estudiante de cuarto año de medios digitales, dijo que habían elegido participar en la huelga de hambre junto con otros siete estudiantes porque parecía que la universidad no estaba No tomar en serio sus demandas.

“Quería llamar la atención sobre el genocidio que está ocurriendo en Palestina”, dijo Gutiérrez. “No quería ser cómplice de esto en ningún sentido de la palabra. Si cambia la forma en que la universidad es cómplice, entonces haré todo lo que esté en mi poder para cambiarlo”.

Gutiérrez dijo que los estudiantes eligieron ocupar la capilla el miércoles porque era el 76º aniversario de la Nakba, que reconoce cuando los palestinos fueron desplazados permanentemente de sus tierras durante la guerra de 1948 que condujo al establecimiento de la nación moderna de Israel. También dijeron que los estudiantes “se sintieron muy tristes” por la falta de respuesta de la escuela a sus demandas cuando el semestre llegaba a su fin.

“Lo que está sucediendo en Gaza es absolutamente inaceptable y nuestra escuela, como institución arraigada en la tradición lasaliana, debe estar 100% de acuerdo con lo que estamos exigiendo”, dijo la estudiante de primer año Isa Muniz Simunovic, “que es desinvertir en cualquier organización que esté involucrada en el genocidio de palestinos”.